El turismo antártico es floreciente pero tiene su lado oscuro

Cada vez más turistas visitan la región alrededor de la isla Half Moon en la Antártida. Esta temporada, primavera y verano en el hemisferio sur, se espera que 80,000 visitantes vengan a la Península Antártica. Eso sería un 40 por ciento más que el año pasado para el turismo antártico.

Fuera del mar, surgen icebergs extraños que parecen formaciones de origami sin peso. Hay nieve en la playa, pero los turistas se aventuran a bañarse, los pingüinos los miran con interés.

A los animales no parece importarles los intrusos con ropa funcional de color neón. Los leones marinos y las focas descansan al sol, las majestuosas ballenas se deslizan entre las olas, los pingüinos se mueven torpemente por la nieve.

Half Moon Island pertenece a las Islas Shetland del Sur a las que Argentina, así como Chile y Gran Bretaña, afirman pertenecer. Solo se puede llegar a la isla en barco o en helicóptero.

La Antártida es «como el corazón de la tierra», dice Marcelo Leppe, director del Instituto Antártico Chileno. Se expande y contrae nuevamente como un corazón que late. La poderosa corriente que se mueve alrededor del continente funciona como un sistema circulatorio que absorbe las corrientes cálidas de otros océanos y redistribuye el agua fría, explica el científico.

La punta antártica, que se extiende hacia el norte hacia Tierra del Fuego, se está calentando rápidamente. Los glaciares se están derritiendo y la corriente ha traído microplásticos al ecosistema.

Los operadores turísticos afirman que sus recorridos en la Antártida son ecológicos. «Tomar nada más que fotos, no dejar nada más que huellas, guardar nada más que recuerdos», es la regla común para los participantes. Los turistas también quieren ver la Antártida porque el paisaje puede no ser el mismo algún día.

Con su viaje, a través de las emisiones de vuelos y cruceros, los turistas contribuyen a la destrucción de la región, se quejan los críticos.

En Half Moon Island es la temporada de cría de primavera de los pingüinos de brida, que llevan su nombre debido a la franja negra a lo largo de la barbilla. Extienden sus picos hacia el cielo y gritan fuera de sus nidos rocosos. «Con esto, le dicen a otros hombres ‘Este es mi territorio’ y quizás también ‘Esta es mi mujer'», explican los ornitólogos.

La colonia contiene 2500 pingüinos. Durante los últimos años, sin embargo, se ha vuelto mucho más pequeño. No se puede negar el impacto de los visitantes.

Add Comment